Vaginismo, por Psicologos Badajoz

¿Qué es el Vaginismo?
Son muchas las (malas) creencias que aprendemos desde pequeños/as en el ámbito sexual. Algunas de ellas, hacen referencia al dolor que la mujer sentirá en su primera experiencia coital.
Aunque estas creencias por lo general son superadas con el tiempo, en un número no mayor de mujeres se mantiene ese pensamiento que asocia el coito con el dolor. Muchas de estas mujeres acaban desarrollando un vaginismo.
El Vaginismo consiste en la contracción involuntaria de la primera parte de la musculatura de la vagina ante la posibilidad de realizar una penetración con un pene, dedo, etc. El hecho de anticipar un coito y por tanto dolor, hace que la mujer se mantenga en un estado emocional incompatible con la relajación (en concreto miedo) y en consecuencia la contracción aparezca, impidiendo normalmente cualquier tipo de penetración.
Entre las diversas causas que generan este problema, identificamos claramente dos grandes bloques: causas orgánicas y causas pricológicas-experienciales, representando éstas últimas más del 80% del total de los casos.
Entre las patologías más relevantes que pueden causar Vaginismo, destacamos:
  • Inflamación de las Glándulas de Bartolino ubicadas en la entrada de la vagina.
  • Padecer alguna ETS.
  • Tener un himen rígido que dificulte la penetración.
  • Otros problemas de la estructura pélvica.
Causas Psicológicas-experienciales
  • Creencias que hablan de la asociación entre el coito y el dolor, bien por haber vivido una o varias relaciones sexuales consentidas o no pero dolorosas, una incorrecta educación sexual sobre el dolor en las primeras relaciones o creencias erróneas como “pene grande-vagina pequeña”, así como el miedo al embarazo  pueden justificar el inicio de este problema.
  • El mantenimiento del vaginismo a lo largo del tiempo se produce por evitación del coito. Al evitar, la mujer siente alivio, algo que incrementa la probabilidad de repetirlo para que así el dolor no aparezca. No obstante, a medio y largo plazo se genera una fobia o miedo al coito que según el caso, podrá limitar la vida sexual y reproductiva de la mujer.
Esta disfunción sexual, se relaciona con otra denominada Dispareunia. No obstante hablamos de dos problemas distintos, ya que en el caso de la dispareunia, aunque existe dolor durante el coito, éste se puede llevar a cabo (no así en el vaginismo). El problema en este caso, se debe a un déficit en la lubricación vagina por una falta de excitación.
Desde el Instituto de Psicología y Sexología de Badajoz, asesoramos a mujeres que padecen esta disfunción sexual a través de procedimientos sexológicos de la mano de profesionales. Para establecer contacto accede aquí

vaginismo badajoz