Por psicólogos Badajoz

La Respuesta Sexual Humana

Los investigadores William Masters y Virginia Johnson, más conocidos como Masters y Johnson, fueron capaces de detallar las reacciones fisiológicas que involucran a la Respuesta Sexual Humana (RSH). Sus estudios, a lo largo de doce años, determinaron que la respuesta sexual es un proceso que consta de un principio y un final. Para hombres y mujeres el esquema de la respuesta sexual es muy similar.

Una vez que el deseo se activa, bien por búsqueda propia o por la aparición inesperada de un estímulo que es evaluado como erótico, comienza la fase de excitación a la que le sigue la fase meseta (cuestionada por muchos autores) hasta llegar al orgasmo y la resolución. Cinco etapas que se diferencias entre los dos sexos por la reacción fisiológica de sus genitales y otras respuestas corporales.

Aunque estos autores describen la Respuesta Sexual Humana en cuatro fases (excitación, meseta, orgasmo y resolución) otros autores como Helen S. Kaplan, añade una primera fase previa a la excitación, la fase de deseo. Otros autores, como hemos comentado antes, asumen la no existencia de la fase de meseta planteada por Masters y Johnson, pasando de la excitación al orgasmo.

En cada una de las fases de la respuesta sexual, podemos ubicar una o varias disfunciones sexuales. Así, hablamos de Falta de Deseo como una disfunción asociada a la fase de Deseo, disfunción eréctil y dispareunia asociada a problemas en la fase de excitación, eyaculación rápida, retardada o ausencia de orgasmos asociada a la fase de orgasmo.

Además, existen disfunciones sexuales afásicas, esto es fuera de las fases de la respuesta sexual como es el vaginismo.

No obstante, todas las disfunciones sexuales antes indicadas, tienen su abordaje terapéutico desde el modelo cognitivo conductual, el cual ha mostrado un elevado grado de eficacia según estudios.

La Respuesta Sexual en el Hombre

1)    Cuando el hombre experimenta una excitación sexual provocada por un estímulo que es evaluado como tal (de forma consciente o inconsciente), el cerebro envía rápidamente una orden a través de la médula espinal a los genitales, el pene se llena de sangre y se endurece, los testículos suben y el escroto se hace más grueso. También se observan otros cambios corporales como incremento de la tasa cardiaca, presión arterial, etc. Esta es la primera etapa de la respuesta sexual del hombre y recibe el nombre de Fase de excitación. Aquí ubicamos como disfunción sexual más frecuente en el varón, la disfunción eréctil.

2)    Si se sigue adelante con la estimulación, en cualquiera de sus formas, se llega a la Segunda Fase o Meseta, donde se acentúan las reacciones fisiológicas, el pene se hincha aún más, los testículos crecen en tamaño y el glande se vuelve de un color azulado. En esta fase también se cierra el esfínter interno de la vejiga, para impedir que el semen vaya hasta ella y evitar que con la eyaculación se produzca también la micción. La Glándula de Cowper segrega un líquido con el objetivo de limpiar la uretra de restos de orina. Este líquido puede tener espermatozoides de eyaculaciones anteriores. Tanto en el hombre como en la mujer, aumenta la tensión muscular, respiración, presión arterial y ritmo cardíaco.

3)    Si la actividad sexual prosigue, los espermatozoides salen de los testículos hasta pasar por las vesículas seminales, donde se unen líquido seminal producido por éstas. Todo lo anterior llegará ahora a la próstata donde se unirá líquido prostático. El paquete eyaculatorio está listo para salir, por la uretra. Una vez llegado a este punto, ocurre una sensación de no vuelta atrás y de pérdida de control de los músculos,  es la Fase de Orgasmo, los músculos se contraen y los órganos sexuales experimentan diversas contracciones para que se produzca la eyaculación y el semen brote a través el pene, si la estimulación continúa, el semen se disparará al exterior con contracciones (entre 5 y 8 aproximadamente) a un ritmo de 0,8 segundos. La eyaculación rápida y retardada ocurren se ubican en esta fase.

4)    Cuando se ha llegado al clímax se produce la Fase de resolución, donde el pene pierde su erección, y los testículos y el escroto vuelven a su tamaño natural. En esta fase en el varón ocurre el Periodo de Refracción, consistente en la imposibilidad de tener otro orgasmo en un tiempo determinado, este período varía en cada hombre (lo determinan factores como la edad, estado de salud, etc.).

La Respuesta Sexual en el hombre podría representarse así gráficamente:

Respuesta sexual hombre

La Respuesta Sexual en la Mujer

Algunos de los cambios físicos en el orgasmo de la mujer son muy similares al del hombre, las fases de la respuesta sexual masculina, son las mismas pero procesos diferentes.

1)    La Fase de Excitación (previa a la activación del deseo) para la mujer comienza con la lubricación vaginal que puede aparecer entre los 10 y 30 segundos después de procesar los estímulos sexuales (esto al igual que en el hombre, dependerá del tipo de estímulo, que haya o no fatiga, etc.). Otra característica de esta fase es el aumento del tamaño y longitud de la vagina y el endurecimiento de los pezones. Los pechos se hinchan, los genitales al llenarse de sangre se vuelven de un tono más oscuro. El clítoris sale de su prepucio y se hace más grande (capacidad erectiva). El cuerpo de la mujer se puede oscurecer levemente debido al aumento de la presión sanguínea. En esta fase ubicamos como disfunción sexual más frecuente, la dispareunia.

2)    Durante la Fase de Meseta, estos rasgos se acentúan y el clítoris se esconde bajo el prepucio que lo protege, la vagina sigue segregando más líquido lubricante y el útero se desplaza hacia arriba. La mujer comienza a sentir algunos espasmos, que se localizan por todo el cuerpo, genitales, en un pie o en el vientre. Los labios menores se engrosan y enrojecen.

3)    Si la estimulación continúa, llega la Fase de Orgasmo. Esta fase, se caracteriza por las contracciones del útero y la vagina, pero para que fisiológicamente se produzca un orgasmo son necesarias las contracciones del músculo pubococcígeo, el músculo que se origina en el pubis y termina en el coxis. Estas contracciones (variables como ocurre en el caso del hombre) se inician a un ritmo de 0,8 segundos para ir decreciendo paulatinamente. El músculo pubococcígeo es el que recibe directamente del cerebro la orden del orgasmo, una vez que se ha estimulado el clítoris, los labios y la abertura vaginal. El cuerpo también sufre modificaciones, se arquea y los músculos se tensan, además de producirse otras transformaciones a nivel cerebral y emocional. En esta fase ubicamos como disfunción sexual más común en la mujer, la anorgasmia.

4)    La Fase de Resolución se caracteriza por el repliegue del útero que retorna a su posición de reposo, lo mismo que la vagina y el útero. Pero una de las grandes diferencias ente la respuesta sexual masculina y la femenina se produce en esta fase; mientras el hombre necesita de más tiempo para volver a tener otro orgasmo, en la mujer no ocurre esto, esto es, no hay periodo refractario.  En este sentido, hablamos de la capacidad multiorgásmica de la mujer. Esto ocurre siempre que la estimulación prosiga y sea adecuada (agradable) para la mujer. Si esto no ocurre, el ciclo terminará en esta fase de resolución.

En el caso de la mujer, se han identificado tres tipos de respuestas similares pero diferenciadas. La primera, sería parecida a la del hombre, la segunda haría referencia a la capacidad multiorgásmica y la tercera, a un tipo de respuesta donde no se desencadenaría el orgasmo. A continuación, se muestra gráficamente cada una de ellas.

1)    Respuesta sexual similar a la del hombre sin periodo refractario

 respuesta sexual mujer 1

2)    Respuesta sexual multiorgásmica

Este tipo de respuesta, conlleva la continuación de uno o varios orgasmos posterior al primero como consecuencia de la continuación de la estimulación. No obstante, y aunque todas las mujeres tienen esta capacidad, no todas consiguen en sus relaciones este tipo de respuesta, ya que al parecer, requiere de una completa desinhibición sexual (“dejarse llevar”) y un cierto entrenamiento, además de condiciones ambientales y personales (fatiga, etc.).

respuesta sexual mujer 2

3)    Respuesta sexual femenina sin orgasmo

Esta respuesta, se caracteriza por la presencia de picos de excitación, sin que se desencadene el orgasmo. También puede observarse en el hombre.

Todas las respuestas expuestas antes no son excluyentes, es decir, una mujer no tiene una sólo u otra, sino que en función de distintos factores (lugar de la práctica, cansancio, estado físico, etc.) podrá tener un tipo de respuesta un día y otra en otro día. Además este modelo no es único sino por el contrario general de la respuesta sexual, así y al igual que no existen dos penes ni vulvas exactamente iguales, tampoco existen dos respuestas sexuales idénticas. En ese sentido, hay una amplísima variabilidad en la respuesta sexual.

 Por psicólogos Badajoz