Fobia Social por Psicólogos en Badajoz
En ocasiones hablamos de Fobia Social (FS) para hacer referencia a otro concepto denominado Ansiedad Social. Ambas etiquetas clínicas están claramente diferenciadas ya que la segunda implica un área de afección menor que la primera.
Desde un punto de vista clínico, la fobia Social implica un temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás. La persona teme actuar de un modo que sea humillante o embarazoso.fobia social
Además, la exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación. El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional.
Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos.
Evidentemente, los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar que aparece en la(s) situación(es) social(es) en público temida(s) interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales o sociales, o bien producen un malestar clínicamente significativo.
La Fobia Social se puede manifestar de forma generalizada a una gran cantidad de situaciones o específicas.
Por tanto, hablamos que este problema tiene como elemento fundamental la incomodidad, la molestia, a veces aguda e incluso inmovilizadora en las relaciones interpersonales y en otras situaciones sociales.
La creencia central es la de que uno puede ser juzgado pobremente por los demás e incluso ser rechazado, desarrollándose expectativas negativas de su actuación social.
Así pues, la primera consecuencia de estas creencias es la ansiedad. La segunda consecuencia es la soledad, las conductas de evitación, el aislamiento social y a veces la depresión.
Como dato interesante, las personas con fobia social presentan claramente habilidades sociales adecuadas, frente a los pacientes con Trastorno de Personalidad por evitación, que si tienen un déficit manifiesto de estas habilidades. Turner y Beidel (1989) recomiendan distinguir entre estos dos tipos de trastornos.
Incidencia de la F.S.
Afecta aproximadamente al 2% de la población general (Robins y col., 1984) y representa del 8 al 12% de los pacientes que buscan tratamiento dentro de la categoría de trastornos de ansiedad (Sanderson y col., 1987), pudiendo llegar a la cifra de un 25% de todos los trastornos fóbicos (Trower y Turland, 1984).
Afecta por igual a hombres que a mujeres, por lo que parece ser la única condición fóbica en la que se da esta característica (Amies y col. 1983).
Modelos explicativos de la Fobia Social
Modelo 1°
En este modelo son las conductas de escape o evitación, reforzadas negativamente, las responsables del mantenimiento del problema, observándose en algunas investigaciones, como ya hemos citado, que estas conductas son frecuentes (el 77% de los pacientes evitan más de un tipo de situación social) y, en muchos casos, generalizadas (Turner y cols. 1986).
Modelo 2°
Respuestas de ansiedad aprendidas vía condicionamiento clásico o vía aprendizaje vicario. En algunos trabajos los datos confirman que la ansiedad es la única variable que discrimina entre sujetos competentes y sujetos con problemas de evitación (Arkowitz et al, 1978).
Modelo 3°
En general, podemos decir que la F.S. surge por un estilo cognitivo caracterizado por:
a) Un estándar de ejecución excesivamente elevado.
b) Auto-manifestaciones negativas.
c) Atención selectiva y memoria selectiva acerca de la ejecución propia.
En particular, podemos ver un modelo específico donde las cogniciones juegan un papel relevante.
Modelo 4°
Este modelo sugiere que existe una fuerte relación entre el atractivo físico y:
a) Como nos ven los demás.
b) Como reaccionamos ante nosotros.
c) Son atribuidas más características positivas cuanto mayor es el atractivo físico.
d) Los otros tienden a conducirse de modo más positivo en relación con el atractivo físico de uno.
Hay datos experimentales que confirman estas conclusiones.
Intervención 
De forma general y dentro del modelo cognitivo-conductual, son muchos los elementos a trabajar en personas con este problema, como:
a) Mejorar ciertas habilidades sociales: capacidad para decir No, hacer y recibir una crítica, rechazar una petición, hablar en público, etc.
b) Exponer a la persona a todas las conductas de evitación o escape de las situaciones temidas.
c) Implementar habilidades para que el sujeto se enfrente con la ansiedad.
d) Descondicionar las situaciones sociales a la ansiedad.
e) Reestructurar las ideas irracionales, las distorsiones cognitivas, implementar expectativas de auto eficacia.
f) Entrenamiento en Asertividad.
Desde el Instituto de Psicología y Sexología de Badajoz, asesoramos a personas que padecen este problema psicológico a través de procedimientos eficaces. Para establecer contacto accede aquí