La característica esencial de la llamada Falta de Deseo Sexual o deseo sexual hipoactivo es la ausencia o deficiencia de fantasías sexuales y de deseos de actividad sexual. Esta alteración provoca malestar acusado o dificultades interpersonales y no se debe a otros trastorno.
El deseo sexual disminuido puede ser global y abarcar todas las formas de expresión sexual o situacional y limitado a un/a compañero/a o a una actividad sexual concreta (p. ej., el coito, pero no la masturbación).
Implica poca motivación para buscar estímulos sexuales. A pesar de que la frecuencia de experiencias sexuales es habitualmente baja, la presión que ejerce la pareja o las necesidades de tipo no sexual (p. ej., placer físico o intimidad) pueden incrementar la tasa de relaciones sexuales.

falta de deseo sexual

Podemos hablar de:
  • Deseo Sexual Hipoactivo: Cuando la carencia de deseo sexual es debida a causas físicas que debilitan o extinguen la energía excedente.
  • Deseo Sexual Inhibido: Cuando la energía excedente se encuentra en sus niveles normales, pero las causas psíquicas o sociales reprimen la expresión o la vivencia del deseo.
A partir de esta primera división general, se establece la clasificación que será común para las demás disfunciones sexuales. Los trastornos de DSH y del DSI pueden clasificarse en primarios y secundarios y pueden darse de forma global o selectiva.
1. La disfunción del deseo primariasuele ser poco común y se caracteriza principalmente por una historia de falta de deseo de toda la vida. La falta de interés del paciente se remonta a la infancia, no teniendo, como consecuencia, práctica sexual alguna, ni siquiera masturbatoria. Es un estado característico de causas orgánicas graves, como constituciones deficitarias, ciertas enfermedades, psicopatologías graves como la esquizofrenia o la depresión crónica o conflictos neuróticos profundos.
2. La disfunción del deseo secundariase caracteriza por una pérdida o inhibición del deseo sexual después de una historia de desarrollo sexual normal. Son trastornos más comunes y las causas pueden ser múltiples, tanto de tipo orgánico como psíquico o social.
3. La disfunción puede ser global, cuando el paciente deja de desear por completo el contacto sexual, independientemente del objeto, del medio o de otros factores. El sujeto no experimenta deseos, pensamientos ni fantasías eróticas.
4. La disfunción puede ser selectiva,cuando el sujeto manifiesta una selectividad con relación al medio, el objeto y otros factores que le hace inhibir el deseo en unos casos y sentirlo en otros. Kaplan afirma que estas personas sólo sienten deseo en situaciones psíquicamente seguras, inhibiéndolo cuando se siente en peligro. Así, pacientes que inhiben su deseo con la/el compañera/o y se estimulan con prostitutos/as o desconocidos/as, o desean en un determinado medio (el campo, un ascensor, sitios públicos) y se inhiben en el hogar, en la cama, etc. Etiología de las disfunciones de la fase del deseo.
En términos estadísticos afecta a más mujeres que hombres.
La mayor parte de las causas psíquicas están asociadas al miedo a desear sexualmente porque este deseo es vivido como un peligro, así la defensa se establecerá no deseando. A continuación enumeramos una lista de posibles peligros (creadores de miedo) asociados a la sexualidad:
  • Miedo al embarazo.
  • Miedo al descontrol.
  • Miedo a que el sexo te domine (pérdida de control).
  • Miedo al compromiso.
  • Miedo al fracaso.
  • Miedo a daños físicos.
  • Miedo al placer.
  • Miedo ante una disfunción sexual.
  • Miedo a la intimidad.
o   Causas sociales: sonlas causas generadas por influencias culturales, como una educación represiva, la influencia de modelos sexuales sociales puritanos, relaciones sexuales clásicas y pobres, los comportamientos de género, etc.
 
Asesoramiento. 
Son múltiples las estrategias eficaces que frecuentemente se suelen utilizar en terapia sexual como las siguientes:
-Placereados.
-Habilidades de acercamiento y seducción.
-Técnicas de mejora de la autoestima.
-Técnicas derivadas del método Loppicolo y Helman.
-Terapia de pareja.
-Habilidades para la comunicación.
-Relajación y respiración profunda.
-Cultivo de fantasías sexuales.
Desde el Instituto de Psicología y Sexología de Badajoz, asesoramos a mujeres y varones que padecen esta disfunción sexual a través de procedimientos sexológicos. Para establecer contacto accede aquí